¿Por qué esterilizar a tu mascota?

En todos los países avanzados en los que se lleva un control de la población de mascotas ha quedado patente que existe un problema de abandono de las mismas. Muchas personas no son conscientes de la responsabilidad que implica tener un animal y acaban dejándolo a su suerte cuándo ya no les apetece atenderlo. Estos animales callejeros sufren una vida llena de calamidades y además pueden acabar convirtiéndose en un problema de salud pública al reproducirse con una gran facilidad, caso de los gatos, o incluso al cruzarse con animales salvajes o asilvestrarse ellos mismos, caso de los perros.

Las protectoras que surgen en tantas y tantas ciudades no dan abasto con la gran cantidad de animales sin hogar de los que tienen que hacerse cargo, en muchos casos fruto de camadas no deseadas y de las que los propietarios no quieren saber nada. La solución de los gobiernos, en la mayoría de los casos, es la eutanasia de aquellos ejemplares que no son adoptados en un plazo determinado de tiempo.

Ante esta situación es necesario plantearse seriamente una solución, que pasa irremediablemente por la esterilización de las mascotas para evitar la proliferación de camadas no deseadas y también de las colonias callejeras. Se trata pues de un problema social y es necesario el compromiso de las instituciones para financiar campañas de concienciación y también de esterilización de animales en refugios y colonias callejeras. Pero también es un problema individual que afecta a todos y cada uno de los propietarios de perros y gatos.

800px-Cat_and_rabbit_sitting_together

Ventajas de esterilizar a tu animal

Además de la contribución social, esterilizar a tu mascota tiene una serie de ventajas:

– En el caso de las hembras, evitarás que esta pueda traerte una camada no deseada. Un despiste mientras juega en un parque o una escapada, frecuente durante el celo, son suficientes para que se pueda quedar preñada trayendo varios cachorros. Incluso en el caso de que esto no ocurra, la hembra se verá sometida a una intensa sensación de frustración durante todo el celo, al no poder dar salida a sus instintos que la empujan a aparearse para reproducirse.

-En las perras, las pérdidas de sangre previas son también una incomodidad y un problema de higiene en el hogar. Las gatas, aunque no sangran, suelen maullar de una forma intensa y lastimera durante toda la noche, pudiendo dificultar nuestro sueño y también el de los vecinos. Todo esto desaparece con la esterilización.

– Se evita el uso de los anticonceptivos que no son cien por cien eficaces, ya que podemos olvidarnos de dárselo y que tienen además efectos secundarios muy serios, estando demostrado que pueden ser causa de tumores mamarios.

– Se corrige la agresividad y se previenen las fugas. En el caso de los machos el olor de una hembra en celo es una llamada de la naturaleza irresistible, por lo que en muchos casos escapan para atenderla. Se sabe de perros que han saltado vallas muy altas o que han tirado a sus dueños en la calle impulsados por su instinto. Es habitual que estos machos puedan presentar comportamientos más agresivos entre ellos, especialmente si conviven, pudiendo llegar a pelearse entre sí.

-Tanto perros como gatos enteros, tienden además a marcar su territorio pudiendo causar un serio problema en el hogar. Para evitar esto es importante castrarlos muy jóvenes, preferiblemente antes de que comiencen a desarrollar estas pautas.

Una última reflexión

Por último es importante resaltar que muchas veces confundimos el amor por los animales con su humanización. Un animal tiene unas características diferentes, ni mejores ni peores, a las de un ser humano y en muchos aspectos no pueden ser comparables. Un ejemplo importante es el de su sexualidad. El ser humano no practica el sexo únicamente para procrear sino que también hay otros motivos tanto afectivos como de placer.

Sin embargo, en los animales el sexo es algo unido exclusivamente al instinto de reproducción. Una clara prueba de esto es que las hembras solo entran en celo en aquellos momentos del año en los que por las condiciones ambientales es más probable sacar adelante a la camada y fuera de esos periodos no es receptiva a la cópula con el macho.

Debemos pues de ser totalmente racionales con el tema, al esterilizar a nuestra mascota no la estamos privando de uno de los “placeres de la vida”, tan solo estamos anulando uno de sus instintos primarios, ayudándola a que esté más tranquila y sea más feliz al no sentir la frustración de no poder consumar su deseo o evitando los problemas que conlleva el que lo haga.

Imagen «Cat and rabbit sitting together» de Ed Brey http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Cat_and_rabbit_sitting_together.jpg#mediaviewer/File:Cat_and_rabbit_sitting_together.jpg

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *